Cómic y Novela Gráfica/Reseñas

Detrás de una tertulia :: “Bordados” de Marjane Satrapi


las-mujeres-de-bordados1Marjane Satrapi utilizó la confesión en primera persona en la serie Persepolis (2000) y aquí prefiere dejar hablar a las mujeres de su familia. Les retrata con sencillez pero con una efectividad asombrosa y muy enternecedora. No quieras perderte este encuentro de voces de mujeres si te gustan los cuchicheos y las anécdotas amorosas en las que se revelan, con comodidad y sin miedo, los asuntos más amargos y dulces del amor, la vida en pareja, el sexo y la tradición. Su abuela, quien jugó un papel muy importante en su educación, tal y como descubrimos en el relato anterior, vuelve a aparecer aquí también. Si en Persepolis destacaba la lucha social de su tío Anoosh que defendió hasta el final la liberación de la antigua Persia de la invasión islámica, aquí las protagonistas son todas ellas. Mujeres que dejan sus sentencias “bordadas” en la conciencia social de todos los lectores.

Quizá sea el mejor encuentro tertuliano de la historia del cómic. Cuando un personaje femenino se complace en mostrar a los demás qué fue aquello de vivir en pareja, cómo afrontó la infidelidad, el desencanto amoroso, qué le aportó encontrarse sóla de repente, el sexo, las costumbres, etc. Todo ello lleva el género de la confidencia hacia la declaración feminista más indignada, en un ejercicio de libertad literaria y creativa sin igual. Virginia Wood estaría orgullosa, supongo. Al final, el libro podría servir como ilustración de todos los asuntos que rodean a la problemática de la mujer y su presencia en el mundo contemporáneo, especialmente en el marco de la sociedad iraní.

bordados002En el cómic se retoma la diferenciación entre hombres y mujeres para sacar a la luz algunos temas tradicionales que les dividen en el seno de la antigua civilización persa. Los encuentros tertulianos son el punto de partida ya que, habitualmente, –como dice la narración– los hombres van a echarse la siesta mientras las mujeres recogen, se preparan el samovar, un té tradicional, y se ponen a airear el corazón. En estas circunstancias, tan lúdicas por otro lado, en las que un género se confronta con el otro , en la que no se sabe si “tu montas al caballo o el caballo te monta a ti”, los personajes de Satrapi se liberan de secretos, memorias y dudas a la par que se defienden de las normas monstruosas y degeneradas que ordena su sociedad. Si es verdad que por culpa de normas como esas la sociedad no progresa, el coloquio, en cambio, cada vez va a mejor. Las mujeres y sus relatos,  incluida la propia Satrapi, no se rinden al rol que les toca vivir a diario y de hecho se apoyan la una a la otra, basándose en su sabiduría.  La sabiduría también cambia con los tiempos y en el escenario de la tertulia secreta las mujeres  introducen su reinado. En este nuevo régimen se cuestionan los supuestos morales de donde vienen y todo hecho trágico se convierte en una excusa para burlarse de la narración melodramática –corrientemente asociada al público femenino. Me parece que la principal moraleja del cómic procede del desconocido espíritu de la contradicción que fluye a lo largo y ancho de nuestras particulares vidas. Rezaría del siguiente modo: “El amor hace sufrir, si quieres”. También hay un proverbio chino que armoniza a la perfección con este cómic: “La gente se arregla todos los días el cabello. ¿Por qué no el corazón?”

bor3Desacralizar los actos más inherentes de la vida humana –amar, disfrutar, airear, engañar, sangrar, tocar, huir, mirar, dibujar– es el punto fuerte de su arte. La autora Marjane Satrapi, ganadora del premio al mejor álbum en el Festival de Cómic de Angulema en 2006 por su siguiente obra Pollo con Ciruelas, es una experta en dislocar la estructura convencional del cómic para hacer de esta una herramienta narrativa más directa. La sencillez de sus trazos, el desuso de la viñeta para darle un aspecto de diario o cuaderno de apuntes no resulta nada efectista, más bien fresco, espontáneo, libre de ataduras, libre de condiciones. Ahora también directora de cine con la extraña The Voices (2014), Marjane Satrapi es una de esas fieras freaks de nuestro tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s