Entrevistas

“No todo es dibujar como Velázquez” :: Entrevista a Monstruo Espagueti.


9788416890095

El humor no debe entender de barreras. Le he echado cara y me he lanzado con este tópico sobre el poder universal del humor, pero lo he hecho adrede. Para un humor como el de “¡Estás Fatal!” (2017) hace falta saltar muros y arrasar barreras. Esas barreras son construcciones mentales que nos hacemos, fruto de la familia en que vivimos, nuestros colegas, las clases, el curro y lo que dice la tele, etc. Con ellos tratamos de tener una idea más estructurada y formal del mundo, pero la mayoría de las veces no nos deja comprender la esencia de las cosas. Desterrados esos disparates sobre qué significa ser español, hombre, mujer, calvo, rubia, estudioso, bailarín, marimacho, entonces sí te pones en la órbita arrasadora de cada idea detrás de Monstruo Espagueti, alias de la historietista barcelonesa Anastasia Bengoechea que también tuvo que demostrar que ser ilustrador no es lo que muchos pensaban. Comenzó en el mundo de la publicidad, pero dejó el trabajo de oficina, que odiaba, para ilustrar a su antojo. Ahora recibe propuestas de marcas de todo tipo.

Esta “chamana” de la cultura pop nos coge el teléfono un buen día, temprano por la mañana y en plena gira de presentación de su último libro “¡Estás Fatal!”, editado por Lunwerg Editores. Lo primero que hago, claro, es preguntarle por la destrucción de estereotipos femeninos y la mala gestión entre trabajo, el “money” y ese mundo absoluta e implacablemente pervertido de las ideas, te guste o no te guste. Dueña de ese “free thinking” que también caracteriza a su humor desde el primer volumen (2015), Anastasia Bengoechea nos echa un cable para librarnos de algún “pesao” televisivo mientras percibimos lo arraigado que está el poder curativo y psicoanalítico del humor en nuestras vidas.

A todos los que os pegasteis al cocinero para tener un futuro prometedor, donde nunca faltara el cachopo: Os equivocasteis. Sí, el humor lo tiene ella y todo el que la siga se contagiará. Como decía aquella canción de Everything But The Girl, “Wherever you go I will follow you, ‘Cause I was wrong” (“A donde vayas te seguiré, porque estaba equivocada”).

Anastasia Bengoechea ha publicado dos libros bajo el pseudónimo Monstruo Espagueti, pero también forma parte del colectivo Chicas Internet y tiene una presencia más que activa en las redes donde la siguen miles de personas. En sus chistes gráficos se ha adoptado el tono y relevancia perfecta para las redes. Ella va al grano con condensadísimos pero muy efectivos mensajes que apelan a los males sociales, el día a día y algo muy importante, el universal mundo de las relaciones personales.

¿Cuál es el estereotipo asociado a la mujer que más te cabrea?

El que más me cabrea es el de que somos unas zorras entre nosotras porque creo que no es cierto. Creo que está fabricado. Creo que las mujeres sí que tenemos unas particularidades que me parece que son más o menos innatas, que a lo mejor somos más observadoras o no fijamos más en los detalles y quizá por eso se nos tacha de ser malas unas con otras, pero no es cierto. Eso es lo que menos me gusta.

En tu proceso de creación, que parece bastante libre, ¿Cómo consigues seguir siendo espontánea durante las campañas publicitarias en las que participas?

Me cuesta un poco. Yo con las marcas suelo tener una lucha bastante potente desde el primer día a nivel de idea porque yo me caracterizo por tener un humor ácido y ser un poco irreverente y entonces pues me contrata una marca, me pide que les haga algo con mi estilo y que les encanta mi estilo y yo me pongo a pensar, les muestro un idea, pero muchas veces ellos me dicen que sí, y en el momento que ya he desarrollado la idea y la tengo casi finalizada y se la enseño, entonces entre todos hablan y deciden y se “acojonan”. Dicen “Huy! Sí claro. Ahora esta chica nos está haciendo algo que es muy políticamente incorrecto, a lo mejor no lo van a entender, la gente se va ofender…” Entonces me piden que haga una cosa con un humor super blanco, con un humor con el que no me identifico y que no tiene gracia. Luego me piden firmarlo y me piden compartirlo en mis redes, pero, claro, eso es algo que yo prácticamente no he creado porque al final me lo han rebajado ellos. Entonces yo no lo quiero firmar, ni lo quiero compartir y entramos en una lucha que es horrible. Es horrible porque a parte de que yo acabo de tener una idea propia, que cuesta bastante, si encima tengo que defendérsela a ellos y pelearme con gente que no se entera de nada…

Y ¿cómo consigo la frescura? Pues peleándome con varias personas para que no me hagan hacer como Mr. Wonderful.

¿Cómo es tu proceso de creación de viñetas y chistes?

Yo me tomo mi trabajo muy en serio, aunque parezca que es todo así como muy aleatorio y que salen las ideas espontáneas, que también. Me lo tomo en serio y consumo muchos productos de humor. Es decir, películas, biografías, cómics, videos de YouTube, monólogos. Tomo notas y luego las ideas que me hacen gracia las anoto y tengo mucho material al que acudir cuando voy a dibujar y si en ese momento no tengo alguna idea pues empiezo a mirar cosas que tengo apuntadas y por ahí me va saliendo.

img_gtorresi_20170310-180709_imagenes_lv_otras_fuentes_loreal_670-k8dF--656x690@LaVanguardia-Web

En contraste con los modelos de dibujo perfecto y elaborado que se presupone en el arte gráfico, tu obra nos ha demostrado que hay un hueco para lo imperfecto, para lo naif, para el trazo espontáneo. Cosa que parece positiva, ¿se está abriendo un hueco a lo imperfecto?

Yo cuando estaba en el colegio dibujaba mucho porque me aburría en clase y entonces dibujaba todo el rato, pero dibujaba porque tenía como un exceso de energía, digamos, de ganas de expresar. No me gustaba nada el colegio, siempre me he sentido un poco encajonada ahí sentada y no me ha gustado nunca nada. Dibujaba, pero los dibujos que hacía no eran dibujos de “ay, ¡qué bien dibujas!”. No, eran un poco expresionistas. Por aquel entonces nunca me había planteado dibujar porque pensaba que los dibujos que hacía eran feos, siendo una cosa que me encantaba hacer, por otro lado. Era cómo, “¡ostras, qué extraño! Nunca me lo había planteado, pero yo no puedo dedicarme a esto”. Después, cuando me fui a vivir a Inglaterra, conocí a un artista que se llama David Shrigley que es un artista muy famoso allí, de los más famosos de hecho y sus dibujos son completamente expresionistas y sintéticos, pero a la vez son muy expresivos, dicen mucho y son muy graciosos. Allí está por todas partes, hay muchísimo “merchandizing” de él. Hay tazas, libretas… Hay cosas de él por todas partes y esto me hizo reflexionar sobre lo que yo hacía, lo que podía hacer y sobretodo entender que hay otras maneras, que hay que abrirse un poco, que no todo es dibujar como Velázquez.

En tu generación se han sucedido una series de estereotipos y clichés que a algunos nos afectaban de mayor o menor modo, pero ¿cómo aprecias que pueda ser la situación para las nuevas generaciones –como los millenial– que están leyendo tus viñetas hoy en día?

Bueno, yo en teoría entro en la categoría de “millenial”. Soy de las últimas, digamos.

La gente que veo más joven a muchos niveles son mucho más libres, porque la sociedad poco a poco parece que va cambiando en algunos lugares del mundo y que ellos crecen con otras experiencias de las cosas y sí que veo que hay más libertad. Espero que eso pueda evolucionar y llevar a muchos que piensen que no saben dibujar pues a dibujar si eso es lo que quieren.

¿Con qué enseñanza que te dieron de pequeña piensas que intentaron cortarte un poco las alas?

De pequeña la verdad es que no mucha porque yo he tenido una educación muy libre y mis padres siempre me han incentivado todo, pero lo que sí recuerdo es a mi profesor de diseño gráfico a quien le dediqué mi primer libro. Cuando yo le presentaba mis trabajos el señor me decía que no, que no lo veía. Entonces pensé que en realidad un profesor se supone que te tiene que ayudar y motivar, porque para eso está. No para enseñarte algo cuadriculado y rígido, sino que más bien te tiene que decir: “Ah, bueno, ¿te encanta dibujar? Pues vamos a intentar algo para que esto funcione…”. Él hacía lo contrario, me desmotivaba totalmente. Esa es una de las cosas que recuerdo.

poema_pijama

¿Te ha pasado alguna vez que te encontrabas ante la escena de una película y te hacía tanta gracia que lo rebobinabas constantemente para volver a ver esa escena hasta gastarla?

Sí, muchas veces. Yo soy muy fan de Woody Allen. Tiene una película que se llama “Sueños de un Seductor”. Es una de las primeras películas, es de 1972 y hay una escena en la que él se acaba de divorciar de su mujer y está intentado volver a ligar, pero ha perdido totalmente la práctica. Entonces la primera cita que tiene con una chica es un desastre absoluto y me hace muchísima gracia esta escena.

¿Se puede gastar el humor? ¿Que llegue un punto en el algo deje de tener gracia por repetición o por que haya pasado la moda?

Pues no sé si se puede gastar. Es bastante relativo, porque yo tengo unas referencias de humor que son gente que me gusta mucho y lo vuelvo a ver mil veces y me vuelve a hacer gracia.

¿Cómo podemos luchar contra el bombardeo de humor diario en los medios o en los chistes de Whatsupp?

Bueno, luchar, luchar no lo sé. Lo que si se puede es mejorar porque desde luego deja bastante que desear. Programas que supuestamente son de humor como es “El Hormiguero” de Pablo Motos me parece que deberían suprimirlo ya porque este señor no hace ninguna gracia y además es bastante machista.

El otro día justamente vi una entrevista que hacía a unas chicas que presentan una serie juntas que se llama “Las Chicas del Cable” y les hacía unas preguntas que me daban ganas de ir allí a estrangularlo.

Las preguntaba cosas como “¿creéis que es difícil trabajar entre mujeres siendo mujer?” “¿No creéis que hay un poquito más de rivalidad?” y “por ejemplo, si ahora entrara una mujer guapa al plató, ¿quienes creéis que la criticarían antes los hombres y las mujeres?”. Cosas así.

¿Cómo se puede luchar contra este tipo de opiniones desde el humor gráfico?

Cada uno tiene que preocuparse de su parcelita y saber identificar, ya sea hombre o mujer, este tipo de comentarios y no dejarlo pasar. Yo creo que muchas veces son cosas que han calado tanto de tantos años que la gente las dice y no se da cuenta de lo que están diciendo. Así que cuando se identifique un comportamiento de ese tipo que alguien le diga “Mira, esto no es así, te estás equivocando. Esas ideas son antiguas” y entonces esa persona quizá se de cuenta, porque lo que no podemos hacer es callarnos.

¿Cómo fue tu pancarta ideal del 8M de la Huelga de Mujeres?

Pues salió por todas partes y salió como unas de las 10 mejores pancartas más populares. Es una pancarta muy grande que pone “Todo Mal”.

¿Es uno mismo el único capaz de distinguir una sonrisa falsa o tenemos que convivir percibiendo las de los demás?

Hay que intentar ser civilizado y educado, pensar primero en el otro antes que en uno mismo. Ese es un poco mi concepto de educación. Yo creo que está bien mantener unas formas dentro de unos límites y la sonrisa falsa es algo que todos hacemos alguna vez. Viviendo en sociedad ¿qué vamos a hacer?

00-Mosntruo-Espagueti-novio

¿Cuáles son las tres cosas que más te gustan de tu vida como ilustradora?

Una, que me puedo expresar y que tengo un público que está escuchando mi mensaje y eso me gusta mucho. Otra es que tengo libertad para trabajar, no tengo que ir a una oficina que eso me espanta y la tercera cosa es la gente que me permite conocer y que mi vida es muy variada y conozco gente interesante.

 

Otras ilustradoras que nos recomiendes.

Me costaría mucho decidirme entre ellas porque también son amigas mías, pero Raquel Córcoles, Ana Belén Rivero, Agustina Guerrero, Flavita Banana, Laura Pacheco, todas estas.

0-Monstruo-Espagueti-01

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s