Cómic y Novela Gráfica

Sororidad pese a todo :: “Intimidades” de Leela Corman.


Portada de la edición española de Intimidades de Leela Corman.

Esta magnífica narración gráfica editada por La Cúpula se articula a partir de dos personajes fuertes y reacios a ser dirigidos por nada y por nadie. Se trata de las hermanas  Feinberg (Fanya y Esther), dos gemelas de origen judío que acaban viviendo con su madre en un gueto de inmigrantes de Nueva York a principios del siglo XX.

A pesar de las dificultades económicas del negocio de la madre, que es costurera, y al extendido analfabetismo de las mujeres de clase baja, ambas consiguen desarrollar  habilidades precisas en los campos de la medicina y el espectáculo. Es la primera de las veces que estos dos personajes se declaran, por medio de sus acciones, no pertenecientes a la categoría de “mujeres” tal y como se entiende desde su sociedad hasta la nuestra ya que su determinismo les llevará a controlar el negocio, así como lograr arrebatar poderes a sus superiores. Estos logros les suponen luchas individuales muy fuertes, en las que el amor, la amistad y la tradición del pueblo judío tratan de meterse entremedias.

Ya de niñas confiesan no querer sucumbir al embarazo debido a las terribles consecuencias que había tenido para las mujeres de su entorno. Aquellas a quienes la sociedada denominado “mujeres” –como lo define también la escritora Monique Wittig (2006)– para sucumbir como esclavas a los deseos del hombre. Bronia, la matrona que enseña a Fanya le aconseja a su pupila: “la esclavitud sexual le espera a la mujer que permita que un hombre le atrape en matrimonio o en una relación carnal repugnante” (58). El enfoque de Bronia respecto a la maternidad resalta ese determinismo biológico que las condena a sacrificar la libido mientras aceptan que el hombre, por motivos naturales, deba saciar sus deseos sexuales inmediatamente. Pero la solución no está en la castidad o en llevarlas al matrimonio para “limpiar” su reputación, sino en que aprendan a hacerse dueñas de su destino y en disfrutar de las mismas libertades que los hombres. Según la teórica francesa Monique Wittig, el secreto está en librarse de las categorías de “hombre” y “mujer” para que no haya mas esclavos y amos. Por eso Wittig alaba las relaciones lesbianas, porque rechazar la heterosexualidad le parece el único modo de escapar de esas obligaciones personales, físicas y económicas de las identificadas como mujeres. Recordemos que partimos de la famosa y fundacional afirmación de Simon de Beauvoir en “El segundo sexo” (1949) que dice que “no se nace mujer: llega una a serlo”.

Estoy de acuerdo con Wittig en que el feminismo debe renombrar o deshacerse de esas categorías porque son el origen del conflicto, pero creo que puede hacerse al margen de las relaciones sexuales que mantengamos. Tal y como demuestran estas protagonistas, lo que importa es la voluntad de estos sujetos a los que llamamos “mujeres” de volver sobre el “ser”, sobre la verdad ontológica, rehuyendo el equívoco de las clases sociales. Esta revolución, la del feminismo en ciernes, no deja de sufrir ataques que tratan de reducir su actividad a términos como “nazismo”, “extremismo” o hasta “homicidio” (referido al derecho al aborto), pero que contraatacamos una y otra vez haciéndonos valedoras de la libertad del individuo –del género que sea– a la hora de auto-designarse o reformular la categoría asignada.

Me parece bastante paradójico descubrir en estas dos hermanas y en los caminos que cada una elige, las dos facciones del feminismo que describe Wittig: uno mas próximo a la defensa de aquello que quedó definido como “mujer” y su lucha por su participación en la vida ciudadana, y  el segundo tipo desconfiado y combatido, pone el cuestión el lenguaje falogocentrista (pues privilegia lo masculino en la construcción del significado) y, por lo tanto está en contra de las categorías de “mujer” u “hombre”. Esther encarna el primer feminismo. Esta acaba trabajando en el mundo del espectáculo y la prostitución fascinada por los atuendos de las actrices y compañeras de camerino. Fanya, en cambio, pertenece al segundo enfoque feminista ya que trabajará ayudando a las preñadas a abortar o prevenir embarazos no deseados de manera clandestina, lo cual supone combatir el significado de ser mujer. También Fanya, para desatar la polémica entre los aficionados a la batalla entre sexos, le propina serias palizas a su amante cada vez que le promete en falso que dejará a su esposa y, sin duda este detalle ayuda al lector a entender hasta qué punto nos engañan las categorías.

Leela Corman ha sido premiada en varias ocasiones por sus trabajos en el cómic. Su estilo en blanco y negro recuerda a Marjane Strapi aunque tiene un expresionismo muy pictórico que la acerca a los pintores Max Beckmann o George Grosz. En esta obra, los lazos de sangre simbolizan una sororidad que mantiene unidos a ambos personajes al margen de sus destinos, comprendiendo también a todo sujeto que lucha contra el determinismo ancestral. La sororidad es el fin último del feminismo, comprendiendo los diferentes enfoques, buscando objetivos comunes y prestándonos ayuda pues hace falta desmitificar las riñas y los desacuerdos en esta lucha.

Por último, no quiero olvidar de mencionar algo sobre las intimidades a las que se refiere el título que podrían ser las de sus pensamientos, pues, como ellos, son imposibles de borrarse y manipulase por el exterior. La evolución de su actitudes íntimas se traslada poco a poco a sus comportamientos sociales hasta convertirlas en ese tipo de heroínas que aplacan el patetismo histórico y el destino de muchas nosotras en este supuesto mundo moderno. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s