Cómic y Novela Gráfica

Estrellas lejanas :: “En un rayo de sol: Primera Parte” de Tillie Walden.


La recepción de este cómic de Tillie Walden generó muchísimas expectativas. La autora canadiense hace aproximadamente un año que lanzó la publicación en Inglés con el sello Avery Hill y ediciones La Cúpula poco después del bombazo anunciaba que tenían los derechos de la obra. Sin duda el éxito de Piruetas (Premio Eisner del 2018) precede a este colosal trabajo mucho más sombrío, esta vez desconectado de la auto ficción. La sensación de la crítica es que Tillie Walden es ya una absoluta “crack” de la historieta internacional y su obra juega un especial papel en la recepción de ficciones diversificadas cuyo tono y temática plantean cuestiones interesantes respecto al género y los afectos. Sin duda es la creadora más importante de su generación y cuando ya ha editado su tercera novela gráfica “Are You Listening?” nos traslada a un revolucionario mundo de ficción lleno de enigmas, soledad y recuerdos.

Mia es una joven restauradora amateur que comienza sus prácticas en la nave donde trabajan Char, Alma y Ell y Jules. Todas se dedican a viajar por el espacio restaurando edificios abandonados que las distintas comunidades de humanos dejaron esparcidas por galaxias y lugares inhóspitos. Lo hacen a petición de otras empresas que después darán una nueva vida a esos lugares. Sin embargo para Mía vagabundear por el vacío interestelar no significa lo mismo que para las demás. Años atrás vivía una historia de amor en pleno internado y, sin darse cuenta, se resiste a olvidarlo: aparece en sus sueños, ya sea de noche o de día, y le atormenta cómo sucedieron las cosas al final.

En un rayo de sol describe el estallido onírico del amor en un espacio sombrío y quebradizo. Este universo sci-fi de Walden toma algo de la cultura manga, del “hallyu” sur koreano o el fenómeno BL y GL (boy love y girl love respectivamente) en Taiwan. Estas últimas son especialmente rupturistas y han tenido un papel importante a la hora de modernizar el pensamiento de la moderna China respecto a parejas del mismo sexo. También se puede vincular con el Shōjo-manga japonés, dedicado a las chicas, en el cual se han ido introduciendo elementos subversivos parecidos a los de Tillie Walden, que además reproduce algunas fórmulas asiáticas, eso sí, con una acertada propuesta estética: luces de neón, colores alienígenas sobre negro, espacios abismales y metafísicos.

Aunque las relaciones homo eróticas llevan años teniendo su representación y grupo de lectores siempre han triunfado más las parejas de chicos que las de chicas, o yuri, que poco a poco van ganando mayor recepción. El fandom ligado a este tipo de ficciones tiene un enorme espacio de debate en foros y páginas web que clasifican a las mejores parejas homosexuales de sus libros y, por supuesto, todas ellas, como en los libros de Tillie Walden, se sitúan en la adolescencia, con las típicas problemáticas que En un rayo de sol recupera: la pellas, el bullying, los secretos, la desconexión del mundo de los adultos, etc.

Tillie Walden desafía los estigmas que quedan en la ficción japonesa para dar una vuelta a la idea del género y el ser social, así cómo a los vínculos afectivos, el amor y las categorías de poder y orden social que vendrían de un mundo constituido por un solo género.

Mujeres, esa categoría contraria a la del hombre y que según un estudio de Rudman y Goodwin (2004) está asociada a una enorme proporción de estereotipos (cuatro veces más fuerte que en el caso de los hombres), no existiría si no fuera porque tiene que diferenciarse de su contrario –según estipula la dicotomía lingüística. El género, como cuestión social, por lo tanto, se ha reducido durante mucho tiempo al contraste o binomio mujer-hombre, aunque desde hace unos años y gracias a las teorías queer, ahonda en su ausencia, su transformación y su no permanencia fruto de las identidades mixtas y fluidas de muchos individuos. En la ausencia del hombre, la mujer no existiría decía ya Monique Wittig refiriéndose al poder del patriarcado para establecer la realidad y por lo tanto los límites de esta condición existencial. Wittig asume que el androcentrismo impone esos rasgos de sumisión que siguen limitando libertades y la igualdad de género, pero, ¡cuidado! porque eso mismo demuestran los resultados de los antropólogos Eagly, Mladinic y Otto cuando concluyen que “las mujeres son maravillosas” en vista a los resultados de un estudio de 1994. Y yo me pregunto, y esto queda plasmado en el cómic, si es posible que, aún estando asociadas con adjetivos positivos, las mujeres y el ginocentrismo que es la expresión de su gobierno en exclusividad sería la utopía ideal que imaginamos a priori.

Si destruimos la concepción de mujer, para destruir la dualidad heredada, también destruimos forzosamente los caracteres estereotípicos y por lo tanto pueden aparecer caracteres no contemplados. Tenemos que conformarnos con lo que venga y no tiene porque ser todo bueno, como lo pinta el marianismo. En el cómic la eficacia de este planteamiento no dual del mundo tiene un trasfondo teórico imprescindible. El mundo que describe Tillie Walden podría ser la utopía que soñaba la teórica francesa autora de El Pensamiento Heterosexual (1992), pues se trata de un escenario homoerótico en el que los personajes que se relacionan entre sí tienen el mismo sexo. En la ficción de Walden, esa realidad de sexo único no se ha librado de aspectos sociales insalvables como son la verticalidad del poder, la violencia, la soledad, el amor incomprendido, etc. La supuesta libertad que planteaba a priori el gobierno femenino, esta restringido por la moral discreta y un tanto autocrítica que pone voz de mando a este mundo en el que la neutralización del binarismo no resulta ser la solución a nuestros problemas, toda vez que la realidad se ordena y conquista de igual modo.

Después, la sexualidad abyecta –presente en los casos de las relaciones lesbianas y la neutralidad de Ell– se complementa con la soledad de los personajes, como si todos fueran estrellas perdidas en un agujero negro. Como si su mundo, que no las acepta, las hubiera lanzado fuera, a millones de años luz, a desprenderse de todo origen y destino predeterminados. Nos queda saber si las encuentran, si queda algo que descubrir sobre esta sociedad de mujeres y el origen de las comunidades matriarcales perdidas en lugares remotos del espacio. Todo preparado para disfrutar de la segunda parte de Un Rayo de Sol.

Un pensamiento en “Estrellas lejanas :: “En un rayo de sol: Primera Parte” de Tillie Walden.

  1. Pingback: La política del amor :: “En un Rayo de Sol: Segunda Parte” de Tillie Walden | ANGULO CRITICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s